Virtualización de servidores sin mediación

Directrices de virtualización compiladas en el interior del núcleo

La principal diferencia entre los KVM VPS y la mayoría de los demás servidores virtuales se oculta en el método de virtualización específico. Mediante KVM, ha quedado en el pasado la necesitad de correr programas de virtualización adicionales en el anfitrión – en vez de esto, la secuencia de procedimientos de software que se necesitan se elaboran en el interior del SO de la máquina anfitriona. Este proceso acaba por mitigar considerablemente el impacto de la asignación de recursos de hardware para usar programas adicionales y en cambio deja estos recursos libres para las máquinas guest. La eliminación de un tal nivel de comunicación también reduce los tiempos de espera de entrada/salida, haciendo que su VPS corra realmente más rápido.
Virtualización de servidores sin mediación

Aprovechar los recursos de una manera mejor

Uso eficaz de los recursos del servidor

Normalmente las máquinas virtuales no pueden funcionar si no hay una capa adicional entre ellas mismas y el host para encargarse de la gestión de recursos. Esta situación da lugar a menos recursos disponibles para las propias máquinas virtuales. Mediante los KVM VPS, la capa adicional se elimina, puesto que el la secuencia de procedimientos de virtualización está siendo elaborada en el sistema operacional del anfitrión. Así, el juego de recursos facilitados por la máquina anfitrión pueden utilizarse por los Servidores Privados Virtuales configurados. Esta disponibilidad de recursos le proporciona un estímulo adicional que le será útil para hacer que sus sitios y aplicaciones web sobresalgan entre sus competidores.
Aprovechar los recursos de una manera mejor

Pleno control sobre el SO

Plena libertad de desplegar el sistema operacional que quiera

Una de las limitaciones de los VPS, frente a los servidores dedicados, es justamente el SO – normalmente solo será posible elegir entre una lista de SOs que mantiene su proveedor. Con un Servidor Privado Virtual KVM, a cambio, ya tiene la oportunidad – en gran medida - instalar un sistema operativo cualquier compatible con las especificaciones del servidor o el hardware del servidor principal. Un hecho real que se ha conseguido gracias al método único de virtualización KVM. KVM se incorpora directamente en el sistema operativo del servidor, con lo que las máquinas huésped se comunican con el hardware de forma directa, sin que fuera necesaria más otra capa de comunicación, presente en una gran parte del resto de soluciones de virtualización.
Pleno control sobre el SO
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL